1.1.2. Fuentes de Generación de los Proyectos

29 noviembre, 2011 § Deja un comentario

La identificación de la idea del proyecto es la etapa más crucial y compleja, requiriendo altas dosis de conocimiento del medio, iniciativa e imaginación. En términos más concretos las fuentes de identificación de nuevos proyectos pueden ser las siguientes:

 

  • Estudio y revisión del plan y programas sectoriales y regionales de desarrollo.
  • Análisis de las políticas sectoriales de entidades que promueven, financian o son ejecutoras de proyectos.
  • Estudios socioeconómicos, diagnósticos y/o evaluaciones que se hayan realizado, tanto en el sector público como en el privado.
  • Revisión de proyectos aplazados o abandonados por diversas razones.
  • Observación y análisis de experiencias de otras regiones o países.
  • Objetivos sociales, económicos, políticos y culturales que se prevean como estratégicos.
  • Propuestas directas emanadas de organizaciones sectoriales, gremiales y de comunidades.
  • Existencia de necesidades e intereses insatisfechos o parcialmente satisfechos.
  • Identificación de recursos disponibles con el fin de buscar su mejor aprovechamiento.
  • Análisis de procesos productivos que generan altos desperdicios y por tanto pérdidas que repercuten en la estructura de los costos y precios de los productos.
  • Existencia de políticas gubernamentales que favorezcan el desarrollo de determinadas actividades económicas.
  • Conocimiento de avances tecnológicos y desarrollo de nuevas tecnologías para aprovechar sobrantes y emplear mejor los insumos y recursos disponibles.

 

Hasta el momento, las fuentes de identificación mencionadas provienen ante todo de una lectura institucionalizada de la realidad. No obstante, se recalca que la mejor forma de identificar problemas es mediante la observación crítica y analítica de la vida cotidiana de las comunidades comprometidas. Hay que tener siempre presente que los problemas no son hipótesis abstractas, por el contrario, son experiencias sensitivas interiorizadas en la vida diaria de los grupos sociales y en la de las instituciones que las acompañan. Por lo tanto, en forma previa al análisis de problemas, todos los grupos comprometidos y sus intereses deben ser tomados en cuenta. Bajo esta perspectiva, la participación de los grupos sociales que vivencian la realidad, es la clave para una adecuada identificación del problema.

La identificación del proyecto debe permitir a todos los actores sociales, no solo a nivel individual sino también colectivo, entender y analizar sus condiciones de existencia y la sociedad en la cual se ubican. Para esto, es necesario desarrollar la capacidad de analizar críticamente las raíces de los problemas y los conocimientos históricos que explican su situación. Sobre esta lectura, la capacitación tiene la misión de generar capacidades en la gente.

Bajo este contexto, la capacitación la entendemos como un proceso que fomenta la capacidad de la población para analizar su realidad y para tomar decisiones de acuerdo a sus necesidades, intereses y aspiraciones. Estas capacidades también deben ser útiles para planear e implementar, conjuntamente con los organismos de apoyo, acciones que resuelvan sus problemas y satisfagan sus necesidades. Así, la capacitación surge como una estrategia de participación, orientada hacia el empoderamiento de las comunidades relacionadas, que se fundamente en el reconocimiento de sus características socioeconómicas y culturales, para lograr acciones de desarrollo de porte holístico, y no la simple introducción de innovaciones tecnológicas o de otro tipo de soluciones apartadas del contexto de las comunidades en diálogo.

Siguiendo esta propuesta, a la vez que se trabaja en la capacitación, se avanza en la realización del diagnóstico de la situación tecnológica, ecológica, socioeconómica de las comunidades, analizando los recursos humanos y naturales y su uso, así como su problemática social y organizativa. La base para la identificación del problema es el análisis que hacen las comunidades acerca de su situación concreta, luego, incluyendo también las apreciaciones y sugerencias de los promotores de desarrollo, se llega a un acuerdo sobre las posibilidades para la acción y el cambio. Con esta forma de análisis de la realidad se obtiene un autodiagnóstico, que es al mismo tiempo un proceso formativo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 1.1.2. Fuentes de Generación de los Proyectos en Generación y Evaluación de Proyectos.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: