2.1 Concepto de Empresario y Emprendedor

29 noviembre, 2011 § Deja un comentario

En términos generales, un empresario (en inglés: businessman, entrepeneur) es aquel que es capaz de arriesgar algo (esfuerzo, tiempo y recursos) para poner en marcha y desarrollar una unidad de producción y/o prestación de servicios para la satisfacción de determinadas necesidades y/o deseos existentes en la sociedad a cambio de una utilidad o beneficio.

Sin embargo, existen otros puntos de vista de entendidos en temas de empresa, economía y marketing acerca de lo que es un empresario y que es preciso conocer para responder de una forma más específica a la pregunta: ¿cuál es la definición de empresario?

Concepto Empresario

  • Zoilo Pallares, Diego Romero y Manuel Herrera, autores del libro «Hacer Empresa: Un Reto», definen al empresario como “una persona, entidad o grupo de personas que independientemente o asociadas, por voluntad propia y motivaciones individuales (dichas motivaciones pueden ir desde la satisfacción de hacer las cosas por si mismas, hasta alcanzar cierto tipo de poder o distinción social), decide asumir un riesgo en la realización de una actividad económica determinada y en la cual aspiran a tener éxito”.
  • Según Simón Andrade, autor del libro «Diccionario de Economía», el empresario es “aquella persona natural o jurídica que generalmente es titular de una unidad de producción o servicio, y como tal, éste asume el riesgo principal de la misma, siendo la circunstancia que lo diferencia del ejecutivo”.
  • Para Ferrell, Hirt, Adriaenséns, Flores y Ramos, autores del libro «Introducción a los Negocios en un Mundo Cambiante», “un empresario es una persona que arriesga su dinero, tiempo y esfuerzo para desarrollar un producto o forma de hacer algo innovador”.
  • El Diccionario de Marketing de Cultural S. A., brinda la siguiente definición de empresario; “Persona que posee unas posibilidades determinadas para el desarrollo de la actividad comercial, como por ejemplo, visión, liderazgo, asunción del riesgo, etc. Es capaz de aunar las diversas partes necesarias para hacer funcionar una empresa y obtener un beneficio”.
  • Para Ricardo Romero, autor del libro «Marketing», “quienes algo producen, intercambian o ayudan, son empresarios”.

En síntesis, y en base a las anteriores definiciones, planteo la siguiente definición de empresario:

Persona natural o jurídica, titular de una unidad de producción y/o servicio, que independientemente o asociado y con voluntad propia, motivaciones individuales y capacidad de crear, desarrollar y hacer funcionar una empresa asume un riesgo en la realización de una actividad económica, comercial y/o de desarrollo de un producto o forma de hacer algo innovador para satisfacer una necesidad o deseo existente en la sociedad, a cambio de una utilidad o beneficio.

Concepto de emprendedor

Se denomina emprendedor a aquella persona que sabe descubrir, identificar una oportunidad de negocios en concreto y entonces se dispondrá a organizar o conseguir los recursos necesarios para comenzarla y más luego llevarla a buen puerto.  Generalmente, este término, se aplica para designar a las personas que de la nada, solamente, con el capital de la idea, logran crear o fundar una empresa o ayudan a otro a realizarlo.
Aunque si bien no existe una definición concreta sobre el término, características como ser la flexibilidad, el dinamismo, creatividad, orientación hacia la aventura y el riesgo, sirven para describir muy bien el perfil que observará la persona emprendedora.

Muchos, seguramente, creerán que este de emprendedor, es un concepto relativamente nuevo, sin embargo, esto no es así, sino que por el contrario, el concepto surgió aproximadamente a principios del siglo XVI con el objetivo y la razón de ser de denominar a aquellos aventureros que viajaban al Nuevo Mundo a la búsqueda y caza de nuevas oportunidades, sin saber muy bien con que se encontrarían cuando estuviesen en la meta. También, a las personas involucradas con expediciones militares se las solía denominar emprendedores. Luego, ya en el siglo XVIII, los franceses se adueñaron del término porque lo utilizaban mucho para designar a aquellos que se dedicaban a la construcción, como ser los arquitectos.

Recién a mediados del siglo XVIII, el escritor francés Richard Cantillion lo aplicó con el sentido económico que hoy ostenta el término en el mundo entero: para referirse a aquellos empresarios que se juegan el todo por el todo por una idea.

De lo que vinimos comentando acerca del término, se desprende que lo que hace emprendedor/a a una persona además de identificar una concreta oportunidad de negocios/expedición y el no miedo por la incertidumbre que rodea y caracteriza primariamente a la misma.

Obviamente, en el contexto económico en el cual vivimos hoy en día, ya no abundan los expedicionarios ávidos de encontrar riquezas y aventuras en algún virgen continente, por lo tanto, las personas que ostentan este perfil emprendedor suelen estar más volcadas a la función o actividad de tipo económico, como por ejemplo pueden ser los responsables de darle vida a la mayor parte de las Pymes (Pequeñas y Medianas Empresas) que existen en el mundo.

 

 

Relación Empresario, Emprendedor y Empresa

El Empresario, tal como lo conocemos, es aquél que ‘intenta hacer’ y ‘hace’ negocios con el objetivo de satisfacer la necesidad de otros a cambio de un retorno económico. El problema es que generalmente no se cuenta con los recursos técnicos y financieros adecuados, lo que históricamente ha generado altas tasas de fracaso. Es decir, no preparar ni ‘prepararse’ para un emprender un proyecto implica altos riesgos. La búsqueda de la disminución de este riesgo, a través de la experiencia, los conocimientos técnicos y la creatividad, hace la diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio.

El emprendedor es similar al empresario, pero éste no necesariamente busca un premio económico, sino más bien, en un sentido más amplio, busca satisfacer desafíos personales o sociales. Empresa es el ‘resultado’ del empresario y el emprendedor…, no solamente una compañía o alguna organización, sino también un sueño hecho realidad, una expedición o quizás un libro. Una empresa tiene distintas duraciones: un libro tiene un comienzo y un final claro; sin embargo una ‘Compañía’ tiene inicio y se espera que perdure en el tiempo, lo que nos lleva al concepto de ‘mantención’ de dicha organización. Es decir el empresario no sólo debe hacer, construir o crear, sino también administrar -El término empresa, en este libro, lo utilizaremos en el sentido económico-.

Luego, desde el punto de vista de los negocios, un Empresario es un ‘creador’, es un ‘hacedor’ y es un ‘administrador’ de proyectos, proyectos que en nuestro caso están referidos a empresas como entes económicos, productores de bienes y servicios útiles para cierto grupo de personas, las que pagarán por ellos generándoles retornos. Nótese que la diferencia entre empresario y emprendedor, no es menos importante, pues no es lo mismo subir el Everest, que subir el Everest de la forma ‘más eficiente’. No estoy diciendo que una forma sea mejor o peor que la otra, sino que depende de los objetivos. En el caso de los emprendedores de negocios, los objetivos están referidos a ‘los potenciales clientes de nuestra empresa’, no sólo objetivos personales, como subir al Everest por el lado más difícil sólo porque representa un desafío para el que lo hace…

Los negocios que vayamos a crear tienen que tener una utilidad para ‘otros’. Este es un punto crucial, que se analizará en extenso en la parte de ‘Creación de negocios’ en el libro. Ser empresario no se trata de hacer un restaurante porque es un negocio ‘bonito’, sino que debemos hacer un restaurante sólo si es útil para otros.

Evolución hacia un Empresario

Existen variados mitos respecto de los empresarios o la creación de empresas. Por ejemplo, es falso que sin dinero no se puede ser empresario. El problema no está en tenerlo, pues de lo contrario no fallarían tantas empresas que sí tenían capital. El problema de fondo es cómo dimensionar la cantidad de dinero que se necesita (con cierta precisión), en qué momentos se necesita y cómo se puede obtener. Muchas empresas sacan mal sus cuentas y dan un salto mal calculado cayendo al vacío, no porque el negocio fuera malo, sino por una mala proyección financiera de las necesidades del negocio.

Otro mito que quizás es el más recurrente respecto de este tema, es que se debe ‘nacer’ para ser empresario. Es falso que el ser emprendedor sea una actividad reservada a personas con un hipotético talento innato. Todos podemos ser emprendedores y empresarios!!, y es muy posible que muchas veces lo hayamos sido sin darnos cuenta, ya sea al esforzarnos al máximo para educar de la mejor forma a nuestros hijos o algo tan simple como planear un paseo al campo o la playa. Es más, el hombre naturalmente ha sido Empresario. La humanidad desde épocas antiguas ha debido luchar contra la escasez de recursos y la incertidumbre, para lo cual ha ido enfrentando sus adversidades de distintas maneras, organizándose en tribus, o comercializando con otros feudos, o creando tecnologías desde la Rueda hasta el Computador, de tal manera de enfrentar de mejor forma sus problemas y necesidades.

El empresario definitivamente ‘se hace’… existiendo al menos tres formas de llegar a serlo: a) La primera es por necesidad o fuerza mayor, donde no se busca ser empresario, sino que las condiciones externas (muchas veces negativas) nos llevan a esta situación. Un claro ejemplo del dicho ‘la necesidad tiene cara de hereje’ ocurre con los desempleados, que se ven obligados a emprender cualquier cosa, pues no encuentran trabajo. Llama la atención Curanilahue, uno de los pueblitos más pobres de Chile y con mayor desempleo, donde las empresas que han realizado sus habitantes son realmente increíbles: Una orquesta sinfónica de niños, una asociación de desempleados organizada para crear pequeños negocios, o una amasandería bastante moderna hecha por mujeres de escasos recursos.

Desempleado —> Empresario —> Empresario —>Inversionista

Aunque no son pocas las historias de gente que de la nada logró levantar grandes empresas, lo cierto es que en general esta es la ruta más riesgosa, pues se deben aprender en el mismo camino las técnicas empresariales, siendo lo ideal que exista una preparación y planificación antes de ‘lanzarse a la piscina’.

b) La segunda forma, es la famosa ‘ocasión’…, es decir: la oportunidad. No son pocos los que están en el momento justo y el lugar adecuado, y se convierten en empresarios o inversionistas, siendo aquí las principales características el contar con los conocimientos y la competencia necesaria para concretar esta oportunidad de negocios.

Empleado —-> ‘Ocasión’ —-> Empresario —-> Inversionista
Desempleado  (Oportunidad,Herencia, Lotería)

Un ejemplo de las oportunidades que se pueden presentar, muy didáctico por lo demás, es aquél que aparece en la película Forrest Gump, cuando el protagonista se dedica a la pesca del camarón… si recuerdan, les iba pésimo, pero en una oportunidad salieron a la mar y vino una tormenta que a duras penas lograron sortear. La cosa es que la tormenta destruyó gran parte de la flota de barcos camaroneros que se encontraban atracados en los puertos, siendo ellos uno de los pocos en salvar su embarcación, pues se encontraban en altamar. De esa forma hicieron su riqueza, pues pudieron pescar camarones solos por un buen tiempo y venderlos a un precio altísimo, mientras los camaroneros se rearmaban… La moraleja no es que debemos sentarnos a esperar esas oportunidades; la mayoría de las veces nunca llegan, lo importante es que se debe estar preparado para capitalizar estas situaciones.

c) Una tercera forma de ser empresario es por decisión propia y planificada, donde nos hemos propuesto a conciencia, el desarrollar nuestros propios negocios, ya sea porque hemos visualizado alguna oportunidad de negocios o porque no queremos seguir dependiendo de otros y queremos ser los responsables de nuestro propio futuro. Es esta la forma que interesa desarrollar en este libro.

Interesado —> ‘Plan’ —> Microempresario—> Empresario o Inversionista

El interesado puede ser un empleado o desempleado, un ejecutivo, gerente o un independiente; o un egresado de carrera universitaria o técnica, o un egresado de enseñanza media, etc. Aquí se trata de una persona que ha tomado la decisión de ser empresario. Se determina a conocer un negocio o empresa o una actividad, la cual se propondrá dominar y desarrollar en forma teórica y práctica, todo en forma planificada. Así con una alta probabilidad de éxito, tendrá su negocio, lo hará crecer y lo consolidará, llegando incluso a delegar la administración, para hacer otros negocios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 2.1 Concepto de Empresario y Emprendedor en Generación y Evaluación de Proyectos.

Meta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: